Bonos convertibles

Un bono convertible es un producto bancario complejo que contrataron a miles de personas. Se trata de un bono (un producto de renta fija) que puede convertirse en acciones (un producto de renta variable), siendo esta transformación voluntaria, a decisión de la persona que compra el bono convertible, u obligatoria.

Este activo financiero no es adecuado para inversores con poca experiencia.

Participaciones preferentes

Son productos financieros cuya duración es perpetua, es decir, no tienen fecha de vencimiento. Su rentabilidad, fija en un primer periodo y variable durante el resto de la vida del producto, no está garantizada, ya que queda sujeta a la existencia de beneficios distribuibles por la entidad bancaria.

Los que las adquieren son los últimos inversores en cobrar en caso de quiebra de la entidad, sólo antes de los accionistas.

Hipotecas tóxicas

Son hipotecas de alto riesgo para el prestatario. Sus tipos de interés suelen ser muy elevados y con comisiones bancarias que resultan más gravosas.

Algunos ejemplos serían:

  • Hipotecas multidivisa
  • Hipotecas inversas o revertidas diseñadas para mayores de 65 años y personas dependientes
  • Hipotecas asimétricas: Hipoteca Tranquilidad de Banesto
  • Hipotecas subprime: Unión de Créditos Inmobiliarios UCI

Productos estructurados

Consisten en la unión de dos o más productos financieros en una sola estructura. Lo más habitual suele ser un producto vinculado a tipos de interés de renta fija un derivado financiero o más de uno. Estos productos son de carácter complejo y cuentan con elevado riesgo:

  • Depósitos estructurados: con garantía de capital a vencimiento
  • Fondos: con o sin garantía de capital a vencimiento
  • Nota o Bono estructurados: con o sin garantía de capital a vencimiento
  • Contrato Financieros: con riesgo de capital a vencimiento

Obligaciones subordinadas

Las obligaciones subordinadas son un producto financiero a largo plazo en el que se recibe un interés fijado de antemano. La sociedad emisora se compromete a retribuir a los tenedores de los valores con un interés que puede ser fijo o variable, y a devolver el capital aportado, en la fecha establecida para el vencimiento de los títulos.

No están cubiertas por el Fondo de Garantía de Depósitos y dependen totalmente de la solvencia de la entidad emisora.

En caso de quiebra de la entidad los poseedores de obligaciones subordinadas son de los últimos en cobrar, sólo por delante de los propietarios de participaciones preferentes y los accionistas.

Seguros de vida de prima única

Los seguros de vida a prima única para la amortización de préstamos son seguros para caso de muerte o invalidez. Se comercializan básicamente dos modalidades.

En la primera, se estipula como suma asegurada el importe del préstamo recibido y se designa como beneficiaria a la entidad de crédito que concedió el préstamo, por el importe pendiente de amortizar, y al asegurado u otros beneficiarios, por la diferencia entre la suma asegurada y dicho importe.

En la segunda modalidad se establece que la suma asegurada será igual al capital pendiente de desembolso del préstamo, durante toda la vida de la operación, y que el beneficiario con carácter irrevocable será el banco.